Noticias
Joaquín Pérez da Silva: "Debemos salir de la 'institucionalitis' que tanto daño nos ha hecho"
Compartimos la entrevista al flamante Secretario General de la Unión Sindical Obrera.
Criado en un ambiente alejado del mundo sindical, Joaquín Pérez da Silva (Madrid,1977) afronta «con ilusión» y también «con un cierto vértigo» la nueva etapa que se abrirá cuando resulte elegido nuevo secretario general de la Unión Sindical Obrera (USO), durante el Congreso Confederal que esta organización celebrará en Santander los próximos 22 al 24 de noviembre.Este maestro de Educación Física, único candidato a la Secretaría General del tercer sindicato de España en representación sindical, llegó a USO por casualidad y se ha quedado en este mundo porque, asegura, «engancha».
 
¿Qué le enganchó de USO?
 
Lo que tiene USO de atractivo es la marca. Tiene una marca diferenciada.
 
¿Y qué lo hace diferente de otras organizaciones sindicales?
 
Pues fundamentalmente la independencia y el pluralismo. Todo el mundo se siente a gusto. Nadie me ha preguntado nunca qué voto. Un dirigente de una organización sindical tiene que dejarse la ideología en casa. Además, otra de las señas de identidad de USOes vivir de nuestras cuotas sindicales. Y esto te da independencia y libertad total para decirle lo que quieras a cualquiera.
 
Pero supongo que esto también llevará aparejado un lado menos amable.
 
Sí, claro. Tenemos muchas carencias económicas, de personal, mientras otros viven más en la opulencia. Nosotros no somos un sindicato de moqueta, de consejo de administración. No conozco a nadie de USO que haya tenido nunca una tarjeta black o haya estado en un consejo de administración recibiendo una remuneración.
 
¿Qué retos se ha marcado en esta nueva etapa que está a punto de iniciar?
 
Llegar a una gran masa de la población que no confía ni está en las organizaciones sindicales. Eso denota algo: que no nos perciben como útiles. En el momento que más precariedad laboral hay, en el momento en que la gente puede tener más miedo en su futuro próximo, es cuando más desafiliación hay a los sindicatos, sobre todo en los dos mayoritarios: UGT y CCOO.
 
Los trabajadores los han castigado como a los partidos políticos por los escándalos de corrupción en los que se han visto salpicados. ¿En USO han perdido afiliados?
 
Al principio de la crisis notamos que algunos de nuestros afiliados pasaban de cuota de activo a pasivo al haberse quedado en paro. Pero en estos momentos hemos crecido en afiliación y representatividad. Tenemos115.680 afiliados y somos el tercer sindicato en representación estatal con 10.670 delegados. Algo bueno nos perciben.
 
¿Y qué otros planes tiene para USO?
 
Otro de los retos que nos debemos marcar es que nos conozcan en todos los centros de trabajo. Y que perciban que somos útiles que, por ejemplo, cuando despiden a una trabajadora embarazada, el sindicato responda automáticamente. Cuando la gente percibe eso, ve la utilidad del sindicalismo y valora el sentido de unión de los trabajadores.
 
¿En qué han fallado las organizaciones sindicales estos últimos años?
 
Los sindicatos tenemos que salir de la institucionalitis en la que están embarcados CCOO y UGT y volver al sitio que nos corresponde, que es al lado de los trabajadores. No estar ahí nos ha hecho mucho daño.
 
¿No considera útil el modelo de diálogo social tal y como está concebido?
 
No, es un fracaso como ha demostrado que UGT, CCOO, CEOEy Cepyme hayan sido incapaces de firmar un nuevo acuerdo para el empleo y la negociación colectiva, y que los tres anteriores hayan sido un esperpento.
 
¿En qué han fallado?
 
Pues en volver a los mismos vicios de siempre. Al final, parece que el problema del sindicalismo en España es que los fondos de formación para el empleo no pasan por las cuentas corrientes de las patronales y sindicatos. Es de chiste. Vamos a hablar de lo verdaderamente importante: de los sistemas de formación para el empleo, de si sirve o no para llegar a un puesto de trabajo o para mejorar su situación en su puesto de trabajo.
 
¿Piensa que se están preocupando más en este asunto del quién que del para qué?
 
Totalmente. Están más preocupados sobre quién da la formación. Por tanto, de quién pasa el dinerito por las cuentas corrientes. Y todos sabemos que hay un porcentaje de la formación que se queda en otras cosas en estructura. Así de claro. Todos esos vicios son los que hay que romper en el sindicalismo. La gente cuando va a creer que somos útiles y que merece la pena estar en un sindicato es cuando vea que no hay unos intereses ocultos detrás.
 
¿Considera que el actual modelo de diálogo social es excluyente?
 
Desde luego. Estamos en un bisindicalismo muy blindado que se garantiza que ninguna otra fuerza sindical pueda entrar ahí con una legislación electoral excluyente. El sindicalismo ya no puede ser una cosa de dos. La sociedad es plural y el sindicalismo tiene que serlo. Luego habrá unidad de acción en temas concretos, pero tiene que haber pluralidad.
 
¿Considera que habría cambiar la legislación?
 
Por supuesto. Hay una Ley Orgánica de Libertad Sindical que se ha quedado completamente obsoleta que tendría su sentido durante la Transición, pero hay que cambiar la legislación en materia de elecciones sindicales de manera radical. España es mucho más plural que CCOO y UGT. Es una evidencia que los dos se han dejado querer y han perdido la calle.
 
¿Qué ha sido lo peor de la política del PP en materia de empleo en estas dos últimas legislaturas?
 
La reforma laboral ha sido un torpedo al movimiento sindical y al mercado laboral. La desregulación de la negociación colectiva, por ejemplo, se están viendo ahora las consecuencias en muchos sitios y son devastadoras. Los descuelgues del convenio colectivo, que prime el convenio de empresa por encima del sectorial, etc. Han dado licencia para matar a algunas empresas y lo han aprovechado.
 
Pero los datos de afiliación y desempleo son mejores.
 
Bueno, todavía se cotizan menos horas laborales que antes de la crisis, y no se ha creado empleo neto. Y el que se ha creado es de mala calidad. No podemos conformarnos. Hay que pelear por un empleo de mejor calidad, por una formación que ayude al desempleado a encontrar un nuevo trabajo y por recuperar el poder adquisitivo perdido durante la crisis.
 
¿Son partidarios entonces de derogar la reforma laboral?
 
Tenemos que dejar de lamernos las heridas con las reformas laborales y el 'pensionazo'. Uno no puede volver a los 80, y luego coger lo mejor de los 90. Hay que mejorar lo que hay. ¿La derogación acabaría con la precaridad?, me pregunto. Derogación no, una modificación total sí.
 
Los sindicatos no están yendo demasiado lentos para acercarse a las nuevas realidades laborales (trabajadores de plataformas colaborativas, autónomos económicamente dependientes, los trabajadores de las pymes...)
 
Nos vienen retos muy grandes. Ahora puede estar un trabajador en su casa trabajando para tres empresas distintas por cuenta ajena y otro trozo de jornada por cuenta propia facturando. Y ese trabajador va por el pasillo y se resbala y se cae. Y ese trabajador qué respuesta tiene de una organización sindical. Ahí tenemos que estar y ser capaces de dar una respuesta. El trabajo que viene va a sobrepasar las estructuras sindicales que tenemos a nivel organizativo. El sindicato tiene que prepararse y ofrecer respuestas.
 
Fuente: Elmundo.es
Atras
Noticias
Joaquín Pérez, nuevo secretario general de USO
Noticias
Comunicación sindical en redes sociales
Noticias
Papa Francisco: carta a dirigentes sindicales y sociales
Noticias
Ante la firma del tratado de libre comercio Mercosur/UE
Noticias
El sindicato y las nuevas tecnologías
Noticias
PyMES nacionales y trabajadores
Adelante
Agenda Agenda
scroll up
scroll down
El 12 de noviembre en Parque Norte....
El integrante del equipo Incasur presenta su libro hoy jueves....
Hoy a las 18 hs. en el Ateneo Perón Balbín con entrada libre y gratuita....
Los invitamos a la presentación colectiva de Ediciones CICCUS hoy 8 de mayo en la Feria del Libro....
Conferencia de Leonardo Boff el próximo 9 de mayo en el salón Felipe Vallese....
Jueves 27 de abril en el salón "José Ignacio Rucci" de la CGT, ....
© INCASUR. Todos los derechos reservados.
Alberti 36. Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Tel.: (011) 4932-2776. comunicacion@incasur.org